nota

Este Blog está dedicado a mi padre, a su obra de vida, a sus ideas, pero por sobre todas las cosas a su constancia. Al académico, padre y abuelo.
Se agradecen los comentarios inteligentes, que aporten al debate intelectual, que complementen o contrasten los artículos publicados, desde una óptica de respeto por las ideas, incluso aquellas que no se comparten.

viernes, 16 de septiembre de 2016

LO QUE AFIRMO NOS LO CONFIRMAN. OBAMA ES UN DEMAGOGO Y UN MENTIROSO

.
Esteban Morales Domínguez
UNEAC.

Miren lo que  está ocurriendo entre los consulados cubanos y  las Sucursales de la banca Santander en España. Es casi  una burla amigos. Nuestros consulados cubanos en España no pueden operar porque el Dpto. del Tesoro de Estados Unidos les  aplica las leyes extraterritoriales del bloqueo.
¿Sera tan descarado  Obama de haber criticado tantas veces el bloqueo, prometer que podremos utilizar los dólares y abrir cuentas en la banca norteamericana, para que ahora estén “empantanadas” las operaciones consulares cubanas en España? ¿No se hace evidente que  está tratando de  engañarnos  y de jugar  con nosotros a los escondidos?

 No me alegra no haberme equivocado desde el principio, tener que aceptar como verídico lo dicho por mi desde el 2009, que Obama no solo  continua utilizando el bloqueo contra nosotros, sino que además financieramente  lo transnacionaliza como  nunca antes. No está entre sus planes aliviarnos  de esa  situación, es indudable que  sabe muy bien el daño que económicamente hace a Cuba con ese tipo de medidas, que afectan  seriamente el turismo español y europeo en general.

Lo siguiente lo hemos tomado de Segunda Cita.
“Es decepcionante que tres consulados cubanos hayan sido privados de recibir servicios de una entidad española para mejorar la atención a sus usuarios, a razón de oscuras e injustificadas decisiones unilaterales norteamericanas que afectan negativamente a los cubanos y a terceros países”, declaró Eugenio Martínez Enríquez, embajador de Cuba en España.


      “¿Cómo es posible que dos meses tras la visita del Presidente Obama a La Habana, una filial del Banco Santander en Cataluña informe a la Cónsul General de Cuba en Barcelona la imposibilidad de dotarlos de un TPV para facilitar a usuarios el pago de aranceles consulares mediante tarjetas magnéticas, porque el Santander tiene firmado un acuerdo con Elavon, compañía procesadora de tarjetas de crédito y débito subsidiaria de U.S. Bancorp?”, se pregunta el diplomático cubano.


      De la misma forma una filial del Banco Santander en Sevilla, canceló el primero de junio de 2016, un contrato previamente firmado el 12 de mayo con el Consulado General de Cuba en Sevilla para disponer de un TPV porque la empresa Elavon, indicó que las restricciones de EEUU hacia Cuba se lo impedían.


      “¿Quién entiende que el 15 de marzo de 2016 los Departamentos de Tesoro y Comercio de los EEUU anuncien que permitirían a los bancos procesar transacciones del gobierno cubano que pasen, incluso momentáneamente, por el sistema bancario estadounidense y en mayo y junio del propio año, se prohíba a una entidad de España ofrecer un servicio, tan común en este país, a oficinas diplomáticas cubanas?”, indaga el funcionario de Cuba.


      Igualmente en el mes de mayo de 2016, la sucursal gallega del Banco Santander comunicó al Consulado General de Cuba en Santiago de Compostela que no podía aprobar terminales para clientes cuya actividad se desarrolle o esté directamente vinculada a países que se encuentren en el listado de la OFAC (Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de los EEUU), lo que significaba, según dijeron, que tropezaban nuevamente con la normativa internacional de la OFAC que impide contratar productos a entidades cubanas, a pesar de que hace más de una década este Consulado es cliente del Banco Santander.

      El diplomático cubano comentó que estos tres consulados en España “han sido víctimas de la aplicación extraterritorial del mayor sistema de medidas coercitivas financieras que existe”, y que aplica el Gobierno de los Estados Unidos contra Cuba.       Es – dijo Martínez Enríquez- “un evidente obstáculo al normal funcionamiento de esas oficinas que entorpece el cumplimiento de funciones consulares ordinarias; representan limitaciones perjudiciales para cubanos residentes en España, españoles y otros extranjeros que solicitan servicios a las oficinas cubanas.”

¿No podríamos en Cuba tratar al menos  de devolverles la pedrada, obstaculizándoles sus funciones consulares de algún modo?

Obama no solo no utiliza las prerrogativas que tiene para facilitar las acciones  diplomáticas a pesar de tener relaciones a nivel de embajadas, sino que en lo referido a mover el dinero y las posibles relaciones comerciales, lo obstaculiza. Ese es su “caballo de batalla”, obstaculizar todo avance económico, en medio de una situación en que nuestras capacidades energéticas ya están siendo seriamente afectadas.

En estas condiciones, no es difícil suponer que los avances logrados al autorizar los vuelos comerciales también puedan sufrir, sino se facilitan las operaciones financieras.

 En cualquier momento Cuba no podrá cobrar sus servicios aeroportuarios ni las compañías norteamericanas nos los podrán pagar y viceversa, a pesar de tener relaciones diplomáticas a nivel de embajada, lo cual es de suponer debiera facilitar las cosas.

Se muestra claramente que la diplomacia no está sino en el contexto de la política.es solo un subconjunto de ella, siendo la política la que domina. Poco importa entonces  que tengamos  relaciones diplomáticas, si las medidas políticas que Obama adopta  las contradice, mostrando a mí entender abiertamente  donde se están jugando los intereses sustanciales y estratégicos. Forma parte vital de estos últimos el interés de Obama por cambiar el régimen político en Cuba y no facilitarnos en nada el avance económico socialista del país.

Por eso Obama no utiliza sus prerrogativas para aliviar a Cuba de los dolores del bloqueo;  permite que el Departamento del Tesoro tome tales medidas contra nosotros y asume una postura inmoral y de engaño, para hacernos creer que las cosas marchan bien entre Cuba y Estados Unidos. Todo lo cual, nos pone en una situación extremo  incómoda aunque no hagamos concesiones;  sobre  todo  si conocemos que dentro del congreso, gente como Bob Menendez  Marco Rubio y otros,   continuan en los intentos por dar marcha atrás a la existencia de los vuelos comerciales, haciendo imposible estar seguros de que el nuevo presidente no va a ceder ante los reclamos de la derecha congresional.

Todo lo expuesto  me reafirma en la opinión, de que el interés de Obama ahora es dejar el terreno preparado para que el posible sucesor complete la tarea que el ya no tendrá tiempo de terminar: recuperar a Cuba. Entonces Cuba por su parte no hace ni hará concesiones, eso lo sabemos, pero Obama tampoco las hace en las direcciones estratégicas que le interesa  legar a su posible sustituto.

 Por eso he dicho: ahí está el bloqueo, la base en Guantánamo, la Ley de Ajuste Cubano, Radio y TV Martí, garantizando junto al manejo de internet  la agresividad mediatica contra Cuba;  la deuda por los daños aun no compensados, los grupos disidentes y como si fuera poco la embajada norteamericana, para garantizar desde adentro  el manejo no de la diplomacia simplemente, sino  de la política de “subversión y cambio de régimen” en Cuba, que es de verdad lo que  interesa a Obama.

   
Septiembre 11 del 2016.

     




domingo, 11 de septiembre de 2016

LOS ENGAÑOS DE OBAMA

Por Esteban Morales Domínguez.
UNEAC.

Obama está concluyendo su Administración. Pero no parece que su despedida  dejará un legado presidencial como podíamos esperar después del 17 de diciembre del 2014, cuando el  Presidente declaró valientemente,  que la política seguida con Cuba había sido un fracaso y que era Estados Unidos quien había resultado aislado con tal política. También dijo que no era posible continuar haciendo todo de modo igual y esperar resultados diferentes. Lo que indica tempranamente que Obama, con Cuba, nunca se propuso cambiar la estrategia de política, sino, si acaso, solo los métodos y sus mecanismos de instrumentación.

Es lógico pensar, que cuando Barack Obama hizo sus declaraciones del 17 D, ya había pensado las alternativas a seguir.  Lo contrario sería imaginar erróneamente que se nos presentaría como un derrotado y arrepentido. Renunciando a sus intereses imperiales.

Obama, aun antes de ser presidente, no compartía la política hacia Cuba; pero cuando declaro al final de su campaña presidencial del 2008, que conversaría con Cuba, también dijo que no levantaría el bloqueo. En lo cual ha sido totalmente consecuente. No ha levantado el bloqueo, a pesar de conminar al Congreso a principios del 2015,  a hacerlo;  haberlo criticado como algo inoperante y obsoleto, también  haber  adoptado medidas – como las referentes al dólar-  que en definitiva,  tampoco  ha cumplido.
Todo lo contrario, la banca se ha asustado y con razón, por  la actitud de Obama de que Cuba no puede utilizar el dólar en sus transacciones. Poniéndoles unas multas que no tienen precedentes en la historia de las finanzas internacionales.

Obama posee prerrogativas presidenciales suficientes, para convertir al bloqueo en una “entelequia”. Pero ha preferido mantenerlo y ni siquiera ha adoptado medidas directas que alivien a Cuba de sus desbastadores efectos. El bloqueo esta ante nosotros como siempre, incólume, apretándonos la yugular.

Entonces Obama lo que ha hecho hasta hoy, restándole menos de 3 meses para dejar la presidencia, ha sido, lo que dijimos ya en abril del 2009.Utilizar el bloqueo como un sofisticado instrumento, en que combina “garrote y zanahoria”, como no lo había logrado hacer ningún presidente norteamericano.
Obama, como ya hemos expresado antes, ha dividido el bloqueo en dos: garrote contra la dirección de la revolución y zanahoria para tratar de conquistar a la sociedad civil cubana. Haciendo centro de su política el interés de subvertir el régimen político cubano, a pesar también, de haber declarado   que esa no es su intención.

Luego entonces, Obama, a pesar de haber adoptado  algunas  medidas  positivas en las relaciones con Cuba, entre ellas como la más importante, restablecer los  vínculos diplomáticas entre ambos países a nivel de embajadas, está resultando ser el presidente más demagogo, inconsecuente y mentiroso con el que nos hayamos podido tropezar. Creo que en esas dobleces supera a todos los presidentes anteriores. A ningún presidente anterior le había interesado tanto aparecer como lo que no es.

Y no ha hecho todo ello por no ser un hombre inteligente, todo lo contario, es un imperialista muy inteligente porque ha sido con Cuba un hombre que ha logrado representar muy bien los intereses imperiales y sobre todo, porque lo ha hecho tratando de darnos a entender que hace todo lo contrario llevando las cosas hasta el límite.  Por eso se despide con  el legado de ser el presidente que más ha hecho por mejorar las relaciones con Cuba, pero dejándonos  el escenario preparado de un modo tal,  que podemos decir que no ha sacrificado uno solo de los intereses estratégicos a utilizar contra  Cuba, para que sus sucesores puedan recuperar   la isla. Su sustituto contará con el bloqueo, la Base naval en Guantánamo, el formidable aparato de agresividad mediática, La Ley de Ajuste y la deuda de las compensaciones, además de una embajada, con la que tratará de manejar todo el andamiaje de esas políticas contra Cuba.

Ninguna de las medidas que Obama ha adoptado respecto a Cuba hasta el momento, representa un estorbo para continuar trabajando desde dentro la subversión contra nuestro país, así como tampoco representan un beneficio sustancial -más allá de facilitar los vuelos comerciales-, para que Cuba pueda realmente ir adelante con su proyecto de establecimiento del nuevo Modelo Económico, piedra angular de la salvación de la economía cubana. Nada de inversiones, nada de comercio bilateral, nada de préstamos, ni de permitir el turismo norteamericano, nada de utilizar el dólar, etc. Por supuesto, Obama tendrá que pagar un precio por ello; recibirá en la  Asamblea de Naciones Unidas el 26 de octubre próximo,  el  “zapatazo moral”  a nivel internacional  más grande  recibido por cualquier presidente norteamericano, en la historia de Estados Unidos.

Pero a estas alturas es posible decir que no le importa, no le interesa retirarse de la presidencia con esa carga inmoral. Habrá cumplido con el compromiso imperial, demostrando así  que aun siendo negro, aun llevando sobre su cuerpo  lo  que para muchos en los Estados Unidos es el color de la desconfianza, ha sido capaz de representar  bien los intereses imperiales, dejándole el camino expedito a  todos los que como él  aun siendo negros, aspiren a una posición presidencial en el futuro; dígase un Collin Powell,   una  Condoleza  Rice y otros similares.

No es ocioso decir que Obama, no ha sido capaz de hacer nada por los negros en Estados Unidos, solo permitir que se les asesine en las calles. Nunca se habían acumulado en tan poco tiempo, tantos negros asesinados impunemente por la policía en las calles de las ciudades norteamericanas .Y si Obama no se ha dado cuenta de lo que eso significa; grupos de poder blancos y racistas de derecha,  buscando que hacia el futuro no se le vaya ocurrir a otro negro que puede llegar a la presidencia, pobre de su alma.

Sin embargo, nada de lo dicho hasta aquí significa ni por asomo, que los cubanos no debiéramos continuar aprovechando, la extraordinaria   oportunidad que representa seguir negociando nuestras diferencias con Estados Unidos, cuestión esta última que nunca habíamos logrado. Ni siguiera, que no debiéramos tratar de continuar avanzando lo más posible en las relaciones, evitando así que se pueda dar marcha atrás a lo obtenido hasta ahora.

Considero que debemos continuar la lucha, porque Obama podrá despedirse de cualquier forma y ojala sea de la mejor, pero nosotros tendremos que entendérnosla con la próxima administración, sea demócrata o republicana, ante la cual deberemos defender lo alcanzado y no bajar la guardia, para enfrentarnos con fuerza a lo que nos depare el futuro.

Septiembre 10 del 2016.